texto curatorial

Presidentas de Latinoamérica

Arte, género y política en la obra de Andrés Ovalle

 

Presidentas de Latinoamérica es una exposición pictórica compuesta por veintidós obras de acrílico sobre lienzo en formato grande. Vivacidad, colorido y desvergonzada creatividad son parte del sorprendente resultado apreciable en estas obras de arte.

A nivel sensorial, la experiencia estética suscitada por la exposición Presidentas de Latinoamérica, es cautivante. Consiste en una propuesta de arte visual que se aleja atrevidamente del conceptualismo tan recurrente en el arte de nuestros tiempos, para acercase a la sensibilidad postmoderna. Este término artístico fue acuñado hace una década por el teórico español Simon Marchan Fiz en su libro Del Arte Objetual al Arte de Concepto (1994).

El arte que participa de la sensibilidad postmoderna, también llamada “postmodernismo”, se reconoce por darse a conocer al espectador significativamente mejor a través de sus aspectos sensibles (formato, color, composición, etc.) que por medio de la explicación verbal de su contenido conceptual. Es así como ocurre con las obras que componen Presidentas de Latinoamérica y con varias producciones artísticas occidentales posteriores a la década del ’80, asimismo calificadas como posmodernas.

Para crear Presidentas de Latinoamérica Ovalle realizó un seguimiento visual de las líderes latinoamericanas retratadas en esta serie. Estas son Michelle Bachelet (Chile), Cristina Fernández (Argentina), Dilma Rouseff (Brasil) y Laura Chinchilla (Costa Rica). El artista observó a las presidentas en sus apariciones públicas y mediáticas. Documentó sus momentos pasados y presentes, personales y políticos. Las vio con ojos de niño y con mirada de adulto, con un prisma que osciló entre lo políticamente crítico y lo humanamente comprensivo.

El resultado de esta investigación artística es esta original serie de retratos presidenciales no oficialistas, que tienen como referente primario a un grupo de cuatro gobernantes políticos, constituido por las primeras mujeres presidentas en la historia de sus respectivas naciones latinoamericanas.

Esta serie artística es la primera de su tipo realizada en Chile. Probablemente, tampoco cuente con un referente artístico equivalente en otros países. En los retratos pictóricos de primeros mandatarios, realizados contemporáneamente al gobierno de los mismos, ha predominado históricamente la opción estética oficialista. Esta preferencia estilística en el retrato presidencial es la impuesta por el mismo presidente y sus aliados políticos, al artista comisionado para estos fines.

Debido a lo anterior, retratar artísticamente a líderes políticos en el periodo mismo del ejercicio de su poder y pretender hacerlo manteniéndose al margen de imágenes mediáticas y discursos descriptivos convencionales, es una empresa artística osada y con riesgo de fracasar mediáticamente. Será por esto, que artistas chilenos previos a Andrés Ovalle no habían optado por emprenderla, hasta que afortunadamente, Ovalle la llevó a cabo. Y lo logró.

En la serie Presidentas de Latinoamérica vemos a las mandatarias retratadas en espacios privados y especialmente íntimos. Esto rememora una corriente pictórica europea de principios del siglo XX denominada Intimismo. Esta se centró en la representación de personajes en escenas de su vida cotidiana, en actividades llevadas a cabo por los individuos en privado, tales como rutinas de tocador, ensayos de vestiduras frente al espejo, lecturas en silencio, etc. La mayoría de las protagonistas de escenas pictóricas en obras de género Intimista fueron mujeres, preferencia que se evidencia en el legado pictórico de uno de los más conocidos exponentes de este estilo: el francés Pierre Bonnard (1867-1947).

Considerando que la muestra Presidentas de Latinoamérica presenta peculiaridades que son propias al Intimismo y al Post-modernismo, podemos deducir que las pinturas de Presidentas de Latinoamérica  están dotadas de un Intimismo Postmoderno. Este calificativo no es producto de una convención académica sino de la manifiesta relación temático-visual que observo entre las obras que componen Presidentas de Latinoamérica  y estas dos corrientes pictóricas que las anteceden, que se conectan con los retratos presidenciales de Andrés Ovalle tanto desde sus contenidos temáticos como desde su formalidad visual.

¿Será que las mujeres generamos en el sexo opuesto una curiosidad por lo que ocurre en nuestros espacios y momentos personales? Aquello que no exteriorizamos, parece ser lo que causa mayor inquietud en el ojo pensante del pintor masculino. De esta manera, en Presidentas de Latinoamérica, Ovalle se pregunta y se responde sobre el lienzo qué es lo que sucede en el interior de estas cuatro mandatarias; especula sobre cómo se sienten al alejarse del espacio público para relegarse a ser quiénes ellas realmente son. Indaga en el ser de estas líderes como personas, y por ende, como mujeres.

Y es que ninguna mujer parece librarse del rol genérico determinado por el mero hecho de haber nacido mujer. Pareciera que nuestro género nos otorga una doble calidad ontológica: la de ser humano y la de “ser mujer”, siendo esta última estéticamente inagotable. Será por esto que es difícil concebir retratos como los que encontramos en Presidentas de Latinoamérica, teniendo como referente a un presidente hombre. Para hacernos una idea de cómo sería esto, contemplemos las obras de esta exposición de Ovalle e imaginemos una serie de pinturas equivalentes a las mismas pero considerando como modelos a primeros mandatarios latinoamericanos varones, tales como Salvador Allende, Carlos Menem, Fidel Castro, Alberto Fujimori, Ricardo Lagos, etc. Probablemente, comprobaremos que resulta difícil imaginarse una serie de retratos dotados de este mismo tipo de estética intimista y postmoderna, pero con presidentes de Latinoamérica.

La elección de la primeras líderes políticas latinoamericanas ocasionó el aparecimiento de una estética femenina en el poder supremo, la cual hasta el presente periodo histórico era desconocida en nuestras sociedades latinoamericanas. Es la estética de un líder de rostro maquillado, la de un poder al cual sus subordinados y detractores le observan y le juzgan su manera de vestir, de caminar, de mirar y de posar.

Con la creación de la brillante serie pictórica Presidentas de Latinoamérica, Andrés Ovalle orienta la mirada del espectador hacia el aspecto estético de un fenómeno que aparentaba ser únicamente político y social. Es esta, la cuestión de género con la cual Andrés Ovalle nos confronta visualmente en Presidentas de Latinoamérica, dirigiendo nuestra mirada hacia el talante estético de un fenómeno primordialmente político. Los invito a descubrirlo, cuestionándonos nosotros también ¿qué percibimos en el look de nuestras presidentas?

 

Ximena Jordán P.

Curadora de Arte y Gestora Cultural

ximejordan@gmail.com

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

22 pinturas que moldean un paisaje simbólico de Latinoamérica mediante mujeres presidentas: Dilma Rousseff (Brasil), Laura Chinchilla (Costa Rica), Cristina Fernández (Argentina) y Michelle Bachelet (Chile), reflexionando sobre la contingencia de Género, Poder, Arte, Fronteras y Medio Ambiente.

%d bloggers like this: